Cómo Crear Un Negocio De Coaching Altamente Rentable

Emprende Así Cómo Coach De Forma Ultralucrativa

Sumario

Si estás aquí es porque tienes una misión. De lo contrario no estarías.

Cuando sientas que tu negocio puede ir a un siguiente nivel, busca eso en lo que te puedes diferenciar.

Te voy a dar mis tres mejores ideas para crear tu programa de coaching y que sea un programa altamente rentable y altamente escalable. Vas a cambiar la vida de las personas de forma exponencial. 

Mira el vídeo hasta el final para descubrir en detalle estas tres estrategias aceleradoras de tu éxito y empieza a aplicarlas para llegar más lejos y conseguir tus objetivos antes.

Comparte este vídeo con aquellas personas que se sientan estancadas y que necesiten estrategias para pasar a su siguiente nivel más rápido.

Cómo Crear Un Negocio De Coaching Altamente Rentable

Bienvenido a este nuevo episodio donde te voy a enseñar cómo crear un programa de coaching, o un programa de mentoría, altamente rentable y al mismo tiempo altamente escalable.

¿Por qué? Pues porque la mayoría de coaches o la mayoría de personas que quieren ser coaches o mentores fracasan en el hecho –y esto a mí también me pasó; ahora te cuento mi historia–…; fracasan en el hecho de ponerse a hacer estas sesiones de mentoría, estas sesiones de coaching… pero las hacen demasiado personalizadas o las hacen sin tener un método, un programa…

Por eso, aquí, en este episodio, te voy a enseñar a crear este programa. Porque, de lo contrario, lo que te va a ocurrir con casi con toda probabilidad, que fue lo que me ocurrió a mí, es que te pones a impartir esas sesiones; y, aunque sea algo muy lucrativo –porque sí que son sesiones de coaching, sesiones de mentoría, que puedes cobrar a un alto precio–, al final las estás haciendo una a una o las estás haciendo de forma independiente, de forma personalizada, como te comentaba, y es muy difícil escalarlo, muy difícil llevarlo al siguiente nivel o muy difícil subirle el precio a esas sesiones porque al final es una sesión.

Por muy experto que seas, por muy bueno que seas, al final es una sesión o varias sesiones y es difícil transmitirle el valor a tu potencial cliente de estas sesiones. ¿Me sigues?

Y esto yo lo experimenté… O sea, yo, cuando empecé a hacer mentorías, a hacer coaching eh yo experimenté que experimenté un incremento en mis ingresos, porque, como te decía, es algo mucho más lucrativo… De hecho, yo siempre te recomiendo tener este tipo de productos: un infoproducto premium, yo lo llamo, un programa high ticket…

Te recomiendo tener este tipo de productos , que están más basados en asesoramiento, están basados en sobre todo en en tener esa cercanía con el cliente, con la cual le aportas más valor… Y yo empecé con esto, y sí que es verdad que mis ingresos empezaron a crecer, pero yo empecé haciendo sesiones uno a uno y esas sesiones las hacía muy personalizadas…

Entonces, pasaron dos cosas: Uno, que de alguna forma me –¿cómo decirlo?– me quemé, dejé de disfrutarlo. Es decir, porque tenía que dar la misma sesión incluso con varias personas, incluso en el mismo día. Entonces, es como que la primera sesión vas entusiasmado, la segunda sesión también, la tercera también; pero cuando ya llevas cuatro sesiones pues es como que ya tu mente va diciendo «Hey, vamos a repetir lo mismo otra vez». O incluso no repetir lo mismo sino que es más o menos lo mismo pero de forma personalizada.

Y lo segundo que me pasó es que me quedé sin tiempo. Me quedé sin tiempo y sí que estaba siendo…; fue fue un periodo muy lucrativo de mi de mi negocio, de mi carrera profesional, de mi vida…, pero me quedé sin tiempo. Me quedé sin tiempo porque me pasaba el día haciendo sesiones.
Entonces, eh cuál es la solución a todo esto. La solución es crear tu programa. Tu programa de mentoría, tu programa de coaching… pero que sea un programa. Y puede que me digas: «Pero Miguel, ¿cómo hago esto?». Pues eso es lo que te voy a explicar en este episodio.

Y en primer lugar… O sea, te voy a dar mis tres mejores ideas para crear tu programa de coaching y, como te decía, que sea un programa altamente rentable y altamente escalable.

Estrategia #1. Ponle nombre a tu producto

Entonces, la primera idea que te doy para crear tu programa es que le pongas un nombre. Puede ser muy fácil, puede ser muy sencillo, pero ni te imaginas la cantidad de personas que hay ahí fuera que tienen simplemente… O sea, que a su programa de coaching o a su programa de mentoría simplemente lo llaman «Ten una sesión conmigo» o «Ten eh x sesiones conmigo, sesiones de coaching, sesiones de mentoría, para mejorar tu vida».

Y ya está. Y esto ¿qué hace automáticamente? Ummm, mec, le baja el valor. Le baja el valor a tus sesiones, le baja el valor a lo que haces, le baja el valor a tu programa, porque carece de un nombre.

El otro día una persona vino a mí y me dijo: «Miguel… eh… estoy estancado a nivel de ingresos, lo estoy pasando mal… –él es coach –… Lo estoy pasando mal a nivel financiero… No sé qué hacer, no sé… O sea, no sé si crear un curso online porque estoy ofreciendo mi programa de coaching pero no me lo compran. No sé qué está pasando que que que que no me lo compran, no sé si crear… Y entonces, lo que estaba pensando es crear un producto más económico… –y me dijo–: Estoy pensando en crear un curso online y que pueda vender a 97 euros, 197 euros, para ver si así vendo algo». 

Y entonces… eh… Bueno, al final esta persona… eh… se inscribió a mi programa 6 CIFRAS MENTORING, mi programa de mentoría, y… entonces nada más llegar, eh lo primero que le dije fue: «Vamos a ponerle un nombre a tu programa». Por supuesto le dije: «No crees tu curso online; eso, si quieres, lo haces más adelante, pero ahora mismo lo que necesitas es liquidez; por eso vamos a crear un programa, un producto altamente rentable, un infoproducto altamente rentable, como es tu programa de coaching, tu programa de mentoría».

Entonces, le dije: «Lo primero, ¿tienes le has puesto nombre a tu programa, a las sesiones que das de mentoría, de coaching… les has puesto nombre?». Y me dice: «No». Y eso fue lo primero que hicimos. Le puso nombre. «Por ejemplo, si quieres una idea de nombre, mi programa de mentoría se llama 6 CIFRAS MENTORING. Pues tú debes ponerle nombre a tu programa, porque esto automáticamente le incrementa el valor».

Y fue ponerle nombre y es que… Que yo sepa, no hizo ningún cambio más; o sea, alguna pequeña modificación más. Pero fue ponerle nombre y empezó a venderlo. De hecho, facturó 7.000 euros en seis días. Simplemente con el hecho de decir «ahora tengo un programa que tiene este nombre». Ya está.
Entonces, primera idea: ponle nombre a tu programa.

Estrategia #2. Estructura las sesiones

Segunda idea: la segunda idea va sobre las sesiones. Por supuesto, es un programa de mentoría, es un programa coaching…; va a tener sesiones de coaching, va a tener sesiones de mentoría.

Entonces, ¿qué idea te puedo dar sobre estas sesiones? Pues la idea es que tú ya tengas preparadas las sesiones antes de tener la sesión, e incluso antes de que te compre. Por qué. Porque, recuerda, estás vendiendo un programa.

Entonces, no sé… Imagínate que estás vendiendo un programa de coaching… eh… a nivel de fitness; de coaching sobre fitness… Vale, para ayudar a las personas a bajar de peso. Ok, pues tú ya debes tener tu programa; yo te recomiendo que sean 12 sesiones porque así lo puedes adaptar tanto a tres meses, tú puedes tener un programa de 12 semanas, que son tres meses, y que sean 12 sesiones, una por semana. O puedes tener un programa anual, que sean 12 sesiones, una por mes.

Entonces, para mí, 12, es para crear programas de mentoría, programas de coaching, es un número perfecto de sesiones, porque, como te decía, lo puedes adaptar ya sea a trimestral o anual.

Entonces, te recomiendo que tengas estas 12 sesiones; y, como te decía, que las tengas preparadas, porque cuando tú estés eh… vendiendo tu programa, tú vas a decir «ok, mira, este es mi programa y este es su nombre…». Vamos a decir, estábamos hablando de fitness, pues mira, el nombre es… eh… PIERDE PESO CONMIGO. Bueno, un nombre un poco raro, pero bueno… El nombre del programa es PIERDE PESO CONMIGO. Vale, es un programa de 12 semanas en el que vas a obtener tu mejor forma física, vas a obtener un cuerpo que… bueno, que te encante mirarte al espejo y verlo y con el que te sientas a gusto.

Entonces, este es tu… este es el nombre del programa y lo que vamos a hacer en estas 12 semanas es que vamos a tener 12 sesiones y en estas 12 sesiones pues vamos a ver: primero, cómo debes cambiar tu dieta; segundo: cómo debes introducir el cardio en tu vida; cuarto: cómo… eh… Perdón, tercero: cómo… eh… empezar a levantar pesas; eh… cuarto: cómo hacer ayuno intermitente; quinta semana: cómo… eh… debes… qué hábitos de tu sueño debes cambiar para quemar más grasa mientras duermes.

O sea, tú tienes ya el programa preparado. Y, entonces, cuando tú lo estás vendiendo a tu potencial cliente el programa de esta manera, el valor que él percibe crece exponencialmente. ¿Me sigues? O sea, es que es que es que no tiene nada que ver. No es lo mismo decirle «sí, vale, soy coach, me dedico a ayudar a las personas a bajar de peso; una sesión conmigo son 100 euros» a decirle «no, este es mi programa con el que ayudo a las personas a bajar de peso; este es su nombre, consta de 12 semanas o consta de 12 meses…».

O sea, cambia por completo. Y cuando le dices además lo que vas a tratar en cada una de las sesiones: en la sesión 1 vamos a ver esto, en la 2 esto. O en la semana 1 esto, en la semana 2 esto… Es como «wow, cuando yo pase…».

O sea, cuando tú se lo estás explicando, lo que piensa la persona es «wow, es que voy a pasar 12 personas; perdón, 12 semanas con esta persona, con este coach… y me va a cambiar la vida en 12 semanas con todo lo que vamos a ver. O sea, cuando yo aprenda cómo comer, qué comer en el desayuno, cómo hacer ayuno, cómo hacer cardio, cómo qué ejercicios debo hacer en el gimnasio, cómo dormir…».
O sea, cuando tú le explicas todo el contenido de tus sesiones va a decir «wow, es que en 12 semanas, o en 12 sesiones voy a cambiar mi vida por completo, voy a conseguir mi objetivo».

O sea, esto lo cambia todo. Así que, muy importante: primero, ponle nombre a tu programa; y segundo, pon, por así decirlo… ponle título a cada una de tus sesiones. Porque esto, además, tiene otro beneficio que te voy a comentar, que es el siguiente… O sea, es el de que tu vas a tener tus sesiones estandarizadas.

Es decir, tú sabes que la sesión 1, imagínate, va sobre… eh… si eres un coach financiero, va sobre cómo o cuáles son los mejores fondos de inversión. Esa es la sesión 1 de tu coaching financiero. Y entonces, tú la puedes estandarizar. Tú puedes estandarizar el contenido, puedes estandarizar los contenidos… perdón, los ejercicios que le vas a dar a tu cliente en esa sesión, puedes estandarizar el plan de acción que le vas a entregar a tu cliente después de esa sesión… Lo puedes estandarizar todo y no tienes que andar casi como loco creando una sesión para cada cliente, un plan de acción para cada cliente, unos ejercicios para cada cliente…

O sea, lo tienes todo estandarizado en tu programa. Incluso, luego puedes usar ese programa para grabarlo en lecciones y convertirlo en un curso online, y el programa va a estar perfecto, porque tú ya has estado trabajando con personas eh uno a uno o de forma grupal… porque esto otro beneficio es que puedes trabajar también en en… haciendo mentoring grupal o haciendo coaching grupal.

O sea, son todo… yo diría que todo beneficios por tener las sesiones así estructuradas y darlas en un paquete. Es decir, este es mi programa. Darlas, mejor dicho, en un programa.

Estrategia #3. Bonus

Y, luego, vamos con la tercera idea que quería darte. Recuerda: primero, nombre; segundo, estructura las sesiones.; Y tercero, con tu programa…; o sea, cuando tú estés creando tu programa, debes tener en cuenta que debes incluir bonus, debes darle bonus, debes darle estos productos extra o servicios extra para que tu cliente diga «wow, esto esto esto es muchísimo valor».

Entonces, ¿qué tipos de bonus puedes dar con un… eh… cuando estés vendiendo tu programa de mentoría, tu programa de coaching? Pues yo te recomiendo, en primer lugar… Porque, en primer lugar, lo que te recomiendo es una sesión inicial, una start… Yo lo llamo una start session. ¿Por qué? Pues porque hay personas que me dicen: «Miguel, está muy bien lo de hacer las sesiones estandarizadas; pero, wow, es que yo necesito personalizar un poquito mi programa, necesito adaptar este programa a justo a los objetivos de mi cliente».

Ok, pues para esto está la start session. Es decir, una sesión inicial en la que, por ejemplo, en el programa de fitness… a lo mejor en esa sesión inicial, pues le dices…«Mira… o le preguntas por los alimentos a los que es alérgico. «Pues mira, yo tengo alergia a estos alimentos». Pues tú, en esta start session, le dices: «Pues, mira, cuando yo te dé esta dieta, por supuesto eh… obvia estos alimentos». O «mira, es que este ejercicio no lo puedo hacer», «vale, pues en la sesión 3 cuando veamos el tema este de gimnasio, este lo obvias».

O sea, una start session para conocer sus objetivos, conocer sus obstáculos, y darle las mejores recomendaciones posibles.

Entonces, primer bonus que puedes dar: una start session. Segundo bonus que a mí me encanta; o sea, de hecho, en mi programa 6 CIFRAS MENTORING este lo tenemos. Es una sesión de preguntas y respuestas.
Es decir, por un lado vas a tener tus sesiones de coaching, tus sesiones de mentoría; que en esas sesiones, como te he dicho, tú les das teoría, les das las estrategias y luego trabajas con ellos sobre esas estrategias. Eso es lo que yo llamo una sesión de coaching, una sesión de mentoría. O si es más de coaching, pues tienes preparadas preguntas para hacerles. Entonces, esto sería la sesión.

Pero, por otro lado, puedes tener una sesión exclusiva para preguntas y respuestas. Es decir, una sesión, por ejemplo, una vez cada 15 días, una vez cada semana, en la que tú estés con ellos, imagínate en Zoom por ejemplo, y que ellos te puedan hacer plantear cualquier duda, te puedan preguntar cualquier cosa que que quieran y tú estás ahí para ellos. No es una sesión de coaching, es una sesión para resolver dudas.

Y en tercer lugar, un bonus que te recomendaría que les incluyeras, eh en tu programa de coaching, en tu programa de mentoría, es un curso online, o varios cursos online. Es decir, formación online para que ellos, aparte de estas sesiones, aparte de las sesiones de mentoría, pues tengan ese ese esa ayuda en forma de formación online.

Y puede que me digas: «Miguel, pero es que aún no tengo curso online, ¿tengo que ponerme a crearlo para luego poder venderlo y ofrecerlo como bonus?». Mi respuesta es que no. Puedes crearlo sobre la marcha.

Es decir, tú puedes decir «vale, te llevas un curso online» y ese curso online grabarlo en directo con ellos; sería como hacer las sesiones de mentoría, pero en lugar de sesiones de mentoría son sesiones en las que tú impartes las lecciones de tu curso online, y eso queda grabado y ya tienes tu curso online.

Es decir, puedes empezar desde cero a crear tu programa de coaching, tu programa de mentoría con estas tres ideas; así que espero que te sirvan, espero que las puedas implementar y que empieces a ayudar a personas.

Porque cuando tú implementas estas tres ideas, cuando tú implementas esta… lo que te he explicado en la idea 2 de estructurar las sesiones, cuando tú empiezas a dar este tipo de bonus, es como que empiezas a hacerlo todo en el siguiente nivel; porque está todo muy profesionalizado, está todo muy estructurado, estás cerca de él en las sesiones de mentoría, en la start session, en las sesiones de preguntas y respuestas, de él o ella…

Entonces, como te decía, vas a cambiar la vida de las personas de forma exponencial. Así que muchas gracias por pertenecer a esta comunidad y usa estas tres ideas para cambiar tu negocio, cambiar tu vida, y cambiar a la misma vez el negocio o la vida de otras personas.

Close