3 pasos para tener 3 horas libres al día

Cómo ser más productivo

Sumario

¿Te gustaría tener más tiempo libre cada día? ¿Y si te digo tres horas libres al día? ¿A qué las dedicarías? Familia, proyectos, cuidado personal...

Seguro que alguna vez has sentido que has estado ocupado, incluso agobiado, durante todo el día pero ha llegado la noche y tienes la sensación de que no has hecho prácticamente nada. O, peor aún, de que has perdido el tiempo realizando tareas que realmente no eran necesarias. 

Si no eres de los que saben mantenerse enfocados y consiguen completar sus tareas diarias pero sí de los que se distraen fácilmente y nunca cumplen con sus objetivos (con la consiguiente pérdida de tiempo que esto conlleva), en este episodio te voy a dar las tres claves más poderosas que conozco para que puedas aprender a gestionar y eliminar tus mayores distracciones y comenzar a ser ultraproductivo. Porque “No he hecho esto porque no tengo tiempo” es una excusa que nos pone la mente. 

Las redes sociales son una de las mayores distracciones de esta era, por lo que te insto a que las dejes de lado si quieres conseguir mantenerte 100% enfocado mientras estés realizando las tareas importantes de tu día.

Mira el vídeo hasta el final para detectar los ladrones de tiempo y así poder conseguir tres horas más al día para ti, tu proyecto y tu familia. 

Comparte este vídeo si conoces a alguien que necesite enfocarse en lo importante para alcanzar el equilibrio entre su máxima eficiencia y su máxima productividad.

Trabaja con más enfoque, propósito y menos tiempo

Nuevo episodio en el que vamos a hablar de cómo con 3 pasos, con tres ideas que te voy a dar, superfáciles de implementar, vas a conseguir ganar tres horas en tu día.

¿Te gustaría esto?, ¿te gustaría ganar tres horas cada día, tres horas libres para dedicarlas a lo que quieras, simplemente aplicando tres pasos?

Muy bien, pues esto es de lo que vamos a hablar en este episodio. Y esto es algo que creo creo que puede ayudar a muchas personas, porque la mayoría de personas… eh… van a mil cosas o tenemos muchísimas distracciones. 

Entonces, debemos aprender a enfocarnos y debemos aprender a ser productivos en este sentido. Es decir, a organizar nuestro día de forma correcta para que luego nunca podamos decir: «Ay, es que no he hecho eso porque no tengo tiempo». 

O sea, esta cosa… esto me lo dicen muchas personas… esta duda de que…  este miedo, esta excusa, mejor dicho, que nos pone nuestra mente me lo dicen demasiadas personas. Demasiadas personas.  El «ay, es que no he tenido tiempo, Miguel»; «es que no me da tiempo, Miguel»; «es que no tengo horas suficientes, Miguel».

Entonces, por eso estoy creando este episodio. 

Mensaje #1. Audita tu día

Y vamos con la primera idea. La primera idea es la de que audites tu día. Es decir, debes auditar qué haces en cada momento de tu día para hacer tres cosas. 

Una: ver dónde están las pérdidas de tiempo. Es decir, ver qué cosas haces que puedes directamente eliminar.

En segundo lugar, ver qué cosas puedes delegar. Es decir,  qué cosas puedes sistematizar y que las haga otra persona. O sea… No sé, imagina que… por ejemplo…  una tarea que yo tengo delegada del hogar: el hecho de planchar. OK, tú puedes delegar eso y contratar a una persona que planche tu ropa. Ya está. Y tú dedicas tu tiempo a hacer algo en lo que…; o sea, que sea tu profesión, que es donde le vas a sacar más rendimiento que estar haciendo algo que no es tu profesión. 

¿Me sigues? Entonces, mira qué cosas puedes delegar.

Y en tercer lugar, ver qué cosas puedes hacer por bloques. Es decir, imagínate que… eh… estás –esto me ha pasado a mí–… Imagínate que dedicas… no sé… dos días de tu semana, tres  días de tu semana, para ir al supermercado y hacer la compra. Pues te recomiendo que lo hagas por bloques. Es decir, que vayas en un solo día al supermercado y hagas la compra para toda la semana. O para dos semanas, si puede ser. 

De hecho, yo lo que hago es ya de… Gracias a esta auditoría que te estoy diciendo,  es he dejado de ir al supermercado y hago la compra por internet. O sea, que me que me ahorro también el tiempo de ir al supermercado, que supone, pues no sé, media hora, 15 minutos, según donde vivas, según lo lejos que vivas… eh… del supermercado.

Pero usa esta idea: audita tu día idea. Esto yo lo aprendí… eh… Si no sabes… 

O sea… no sé si conoces mi historia…  pero yo empecé haciendo consultoría sobre Lean manufactoring; el primer seminario, la primera formación que hice yo fue sobre Lean manufactoring . Y el Lean manufactoring va de ayudar a empresas; ayudar, en concreto, a fábricas de producción a producir sus productos de forma más eficiente. 

Entonces, lo que hacía era esto: ver dónde estaban, auditar, auditar todo el proceso de producción y ver dónde estaban las pérdidas de tiempo. Y esto quiero que hagas. Y puede que me digas: «Miguel, esto es muy complicado». Puedes hacerlo supersencillo. 

O sea, puedes simplemente… mañana cuando te levantes, hacerte la pregunta constantemente de ¿esto que estoy haciendo es realmente necesario?,  ¿esto que estoy haciendo lo podría organizar en bloques?, ¿esto que estoy haciendo lo podría limitar?, ¿esto que estoy haciendo lo podría delegar para yo tener más tiempo para mí, para mi proyecto o para mi familia?

Ya está. Es ir haciéndote esa serie de preguntas que que te vayan haciendo consciente de a qué dedicas tu día. Supersencillo.

Mensaje #2. Vigila que no estás siguiendo caminos antiguos

Segunda clave que te quiero dar… Esta clave es superimportante. Y esta clave… wow… creo que te puede ahorrar mucho tiempo, creo que te puede ahorrar muchísima frustración. Es la clave de que vigiles que no estás siguiendo caminos antiguos. Repito: vigiles que no estás siguiendo caminos antiguos o caminos obsoletos.

Es decir, hay un síndrome… Esta idea, esta teoría es mía. Yo lo llamo «el síndrome del camino antiguo». Repito: «el síndrome del camino antiguo».

Y ¿qué significa este síndrome? Significa que tú a veces empiezas a hacer las cosas de una manera pues porque es lo que te han enseñado, es lo que se llevaba en ese momento, o es de la forma en que se hacía en ese momento…  

Y entonces, cuando surge una nueva oportunidad, cuando surge una forma de hacerlo mucho más eficiente y que te aporta mucho más, muchos más ingresos, que te aporta mucho más beneficio… ¿qué ocurre? Que tú, aunque sabes que esa forma existe, no la adoptas; sigues con la forma antigua porque tienes el síndrome del camino antiguo. 

Es decir, tienes el síndrome que… que…  al final es tu mente… Tienes este síndrome que al final es tu mente diciéndote: «Ay, quédate en esta zona de confort. Ay, ir a las… ir a esa nueva oportunidad o adoptar este nuevo método te va a suponer esfuerzo, te va a suponer cambiar cosas… Mejor quédate con este camino antiguo. Quédate con esta forma en la que lo estás haciendo…».

Y te pondré un ejemplo. El otro día hablaba con…  hablaba con un…  preparador deportivo, con un entrenador deportivo que… eh… lo que hacía… eh…, como hacen muchos entrenadores… eh…, coaches… eh…, simplemente ofrecía su servicio por horas.

Entonces, él me estaba diciendo que le iba bien, que estaba ganando dinero pero que estaba sin tiempo. O sea, directamente se había quedado sin tiempo. Entonces, él estaba siguiendo este camino antiguo. 

Y entonces ¿cuál es, cuál era la nueva oportunidad? Pues la nueva oportunidad era crear un programa que pudiera hacer sesiones grupales o que pudiera estandarizar ese conocimiento que te que tiene para venderlo y dejar de estar haciendo sesiones uno a uno que… bueno… pues te quitan muchísimo tiempo. 

Pero ¿qué ocurre? O sea, ¿de qué le avise?: «Cuidado con el síndrome del camino antiguo porque tu mente, cuando yo te vaya decir “ey vamos a crear este webinar, debes hacerme el guion de este webinar”, tu mente va a decir “wow, sí, pero es que me da pereza; es que con lo bien que estoy yo ahora que ahora mismo estoy teniendo ingresos, estoy teniendo mis sesiones uno a uno…”». 

Entonces, cuidado con esto porque, cuando esto ocurra, debes pensar en por qué decidiste cambiar de oportunidad. Debes pensar es que en que este camino antiguo te está dejando sin tiempo. Te está dejando sin tiempo para jugar con tus hijos; te está limitando también a nivel de ingresos porque tus ingresos tienen tope, siguiendo este ejemplo, si lo estás haciendo por horas…

Entonces, cuidado con este camino antiguo. La segunda idea es: vigila que no estés siguiendo un camino antiguo que sea el que te está dejando sin tiempo cuando hay otros caminos que te pueden dar mucho más tiempo. Vigila esto. ¿Me sigues?

Espero que tenga sentido para ti porque esto es, wow… esto es muy muy muy potente. 

Yo, de hecho, lo he vivido. Yo, por ejemplo, vi la nueva oportunidad, por ejemplo, de vender a través de webinars. Vi esta nueva oportunidad. 

Y ¿cómo estaba vendiendo yo anteriormente? Yo estaba vendiendo con…  sobre todo…; o sea,  con varias formas de venta, pero una de las formas era con eventos. Y qué ocurre. Pues yo amo los eventos pero los eventos llevan muchísimo trabajo. Es como… no sé... organizar… Es como organizar prácticamente… Bueno… yo aún no me he casado…; en el momento en el que estoy grabando este vídeo… no me he casado… pero es como organizar una boda para 100 personas, 200 personas, 500 personas…  

Entonces, lleva muchísimo trabajo y… bueno, esa era la forma en la que yo más… yo vendía, sobre todo, en mi negocio. Y entonces qué ocurría. Que cuando a mí me surgía la idea de «voy a crear mi webinar, voy a perfeccionar mi webinar», siempre estaba este camino antiguo quitándome tiempo. «No… es que debo organizar el evento; no, es que mejor hago el evento que es lo que me da ahora mismo beneficios…». Hasta que… bueno… desafortunadamente o lamentablemente llegó la crisis del coronavirus y tuve que parar de hacer eventos. 

Entonces, esto me forzó a dejar ese camino antiguo y enfocarme en webinars. Y ahora mismo los webinars… me aportan… eh… no sé… en en un mes lo que me aportaba antes hacer un evento cada cuatro meses. 

O sea, en un mes estoy ganando más que en cuatro meses teniendo muchísimo más tiempo libre y sin tanto trabajo como llevan los eventos; que, de nuevo, amo los eventos pero llevan mucho… o sea hay que dedicarles mucho tiempo y mucho trabajo. Entonces, estoy haciendo lo mismo dedicándole mucho menos tiempo.

A esto… O sea, esto, este ejemplo que te he puesto me ha ocurrido a mí por por una fuerza supermayor. O sea, que fue la crisis esta que hizo que los eventos se eliminaran, pero yo te reto a que no tenga que pasarte algo tan drástico para que tengas que dejar tu camino antiguo. Que tomes esta decisión gracias a esto que te estoy contando ahora mismo, que tomes esa decisión y digas «wow, es que estoy sin tiempo porque estoy siguiendo este camino antiguo, este camino obsoleto». ¿Tiene sentido para ti? Perfecto.

Mensaje #3. Deja las redes sociales de lado

Y vamos con la tercera idea. La tercera idea que te quiero dar es la de que dejes las redes sociales de lado. Es la de que dejes todas estas distracciones… Cuando hablo de redes sociales hablo de redes sociales, hablo de correo, hablo de televisión… 

Según las estadísticas, aproximadamente pasamos tres horas mirando las redes sociales y tres horas mirando la televisión. Y de ahí viene el título de este episodio, que es «Cómo ganar tres horas al día»

O sea, simplemente con que dejes la televisión de lado o que dejes las redes sociales o que hagas lo que te he explicado en la idea uno, en el punto uno. Es decir, que lo hagas por bloques. En lugar de tres horas o en lugar de cuatro horas o cinco horas, no sé cuánto le dedicarás…, digas «voy a dedicarle una hora a mis redes sociales, a mi correo… y lo voy a hacer por bloques». 

Es decir, no sé, si cuando estés organizando tu día, di «de cinco a seis de la tarde voy a estar revisando el correo, voy a entrar a WhatsApp y voy a revisar las redes sociales. Y ya está. El resto del día libre. El resto del día para mí». 

Imagínate la libertad que te puede dar eso. ¿Te haces una idea? Entonces, esto quiero que hagas: deja la televisión de lado. De hecho, la televisión entiendo que la ves por la noche porque si la ves por la mañana, ya te diría «para nada veas televisión por la mañana». 

O sea, eso ya es grave. Entiendo que la ves por la noche. Te recomiendo que veas uno de mis episodios, que es el de «La rutina de noche perfecta», en la cual te digo que evites ver televisión por la noche porque esto activa tu mente y por la noche lo que necesitamos es que te relajes lo máximo posible para dormir lo mejor posible y al día siguiente poder estar al 100%. 

Entonces, la televisión mírala los fines de semana. O sea, ya aquí has ganado tres horas, ya he cumplido la promesa que te había hecho con este episodio; pero, de nuevo, puedes ir aún más lejos, puedes ganar más horas en tu día si dices «vale, estoy entrando a redes sociales casi a cada minuto o cada 10 minutos estoy entrando». 

¿Qué pasaría si dejarás de hacer eso y dijeras «simplemente voy a entrar de cuatro de la tarde a cinco de la tarde, o incluso de cuatro de la tarde a cinco y media de la tarde; el resto del día fuera de redes sociales, fuera de correo, fuera de WhatsApp». ¿Qué pasaría si esto hicieras esto, cómo cambiaría tu vida, cómo cambiaría tu día, cuánto más tiempo libre tendrías?

Así que espero que uses estas tres ideas que te he dado en este vídeo y espero que dejes de tener la... la…  Espero que tu mente te pueda dejar de poner la excusa de «ay, es que no tengo tiempo, es que cuando tenga más tiempo lo haré, es que ahora no puedo porque no tengo tiempo». 

Espero que nunca más tu mente… Y si te pone esta excusa, mírate este nuevo, este episodio, míralo de nuevo y empieza a implementar estos tres puntos. Empieza a implementarlos, empieza auditando tu día, viendo qué puedes delegar, qué puedes hacer por bloques, sabiendo qué caminos antiguos puedes estar siguiendo… Empieza… Sigue… O sea, mira cuánto estás entrando a redes sociales, si lo estás haciendo sin hacerlo por bloques…  

O sea, mira todo lo que te he explicado aquí porque estos tres puntos tienen el potencial de cambiar tu vida.

Espero que te haya gustado este episodio, espero que te haya aportado todo el valor que buscabas… Y si es así, haz clic aquí para suscribirte al canal y ser el primero en recibir todos los nuevos episodios que vamos lanzando. 

Además, si te gustaría entrar, si te gustaría formar parte de mi programa 6 CIFRAS MENTORING, el programa donde asesoro de cerca, donde mentorizo a personas para que creen o escalen su negocio digital en torno al asesoramiento, en torno a la formación, en torno a su conocimiento, haz clic aquí para agendar conmigo o con una persona de mi equipo una sesión totalmente gratuita donde estudiaremos tu situación y veremos si entras dentro del perfil de personas al que podemos ayudar. 

Eso es todo. Comparte este vídeo también con las personas de tu entorno, con las personas de tu equipo para ayudarlas a incrementar sus ventas, para ayudarlas a llevar su negocio y su vida al siguiente nivel.

Y además, porque yo tengo la creencia de que cuando compartes un contenido de valor como este, tú te comprometes a aplicarlo realmente, porque es como si les dijeras «hey, te comparto esto que a mí me ha aportado y que voy a aplicar en mi vida». ¿Me sigues?

Así que eso es todo. Muchas gracias por pertenecer a esta comunidad y nos vemos pronto.

Frases motivacionales

Close